Home / Artículos / Quiero un sitio web. ¿Por donde empiezo?







Si has llegado a esta página, es muy posible que estás pensando en desarrollar un sitio web para tu actividad o para una idea que acaba de ocurrirte y necesitas algún consejo.
En pocas y simples palabras, un sitio web es una ventana internet a través de la cual puedes enseñar tu empresa, tus productos o tus servicios a todo el mundo, las 24h, los 365 días del año. Gracias a un sitio web puedes dar a conocer mejor tu empresa, incrementar las ventas, obtener datos e información de comportamiento de tus usuarios y clientes, conseguir mejores proveedores, etc…

 

A la hora de contactar con profesionales del diseño web para desarrollar un sitio web es importante tener claro algunos conceptos básicos. Haremos una comparación con una tienda física para que lo puedas entender mejor.

 

Como ya sabrás, para abrir una tienda física necesitas básicamente de un nombre (una marca), un local, muebles y productos (o servicios). Pues, en internet es exactamente igual. Necesitarás de un nombre (un dominio), un local (el alojamiento o hospedaje o hosting), unos muebles y una decoración (el sitio web, desarrollado por diseñadores web) y productos o servicios (que ya tienes y que se representan normalmente en formato de catálogo).

 

Dominio internet

 


Si, el famoso www.tudominio.com. Quizás sea la cosa más importante. Dependiendo de lo que elijas tendrás (o no) éxito en internet. Más adelante escribiremos un artículos sobre cómo elegir el mejor dominio para nuestro proyecto web. De momento es importante quedarse con estos conceptos básicos:
1) Cuanto más corta es la palabra que compone el dominio, mejor es. Nada de dominio largos, frases, juegos de palabras. Quizás son muy divertidos para ti, pero la gente no lo recordará, hará confusión con el resultado final que no entrarán en tu sitio web y no tendrás tráfico. Por supuesto hay excepciones, pero no es lugar para hablarlo ahora.
2) En orden de importancia, las mejores extensiones son: .com, .es, .net, .org, .info… Olvídate de las nuevas extensiones, aunque te parezcan muy graciosas.
3) El dominio debería siempre estar a nombre del propietario del dominio, jamás a nombre de la agencia que desarrolla el sitio web.
4) Un dominio cuesta 10-15€. Nada más.
5) Lo mejor de lo mejor es que TU mismo registres tu dominio, y luego apuntes los DNS del mismo hacia el servicio de alojamiento que contrates. TU tienes que tener controlo 100% sobre tu dominio. Siempre.

 

Servicio de alojamiento
Otro punto fundamental es el servicio de hosting que eliges. Responde a una simple pregunta: ¿te gusta cuando entras en un sitio web y este tarda un montón en cargarse? O, aún peor, ¿te gusta entrar en un sitio web y encontrar “página no encontrada”? Si a ti no te gusta, tampoco le gusta a todos los demás.
¿Por qué crees que Amazon ha tenido tanto éxito? Principalmente porque se dieron cuenta que retrasando la carga del sitio web de pocos céntimos de segundo perdían millones de dólares. Dicho lo cual… invertir en un buen servicio de alojamiento que ofrezca rápida velocidad de carga es primordial.
Y ahora la gran pregunta. ¿Qué coste tiene un buen servicio de hosting? Y aquí va la respuesta: desde 100-200€/año. Como habrás entendido, los servicios que se venden por allí por pocos euros al mes no son todo lo bonito que lo pintan.
También es importante que sepas que no existe el hosting perfecto. A menudo tendrás que pasar de los servicios de una empresa a otros. A parte de la velocidad de carga tendrás que valorar el servicio de atención al cliente, los servicios complementarios, etc…

 

Diseño web
Para tener tu sitio web deberás contactar con agencias de diseño web y/o freelance para valorar la mejor opción para ti. Ten en cuenta que deberás facilitar tus ideas y un organigrama de como será tu web. ¿Será una web corporativa? ¿Una tienda online? ¿Una landing page? ¿Cuantos productos va a tener? ¿Necesitas formularios? ¿Necesitas una pasarela de pago? Cuanto más ordenada será la información, cuanto menos tiempo tardarán los profesionales en valorar tu proyecto.

 

También necesitas saber que hoy en día, para pequeños y medianos proyectos, se suele usar como base de desarrollo web una plataforma de código abierto, como WordPress, Joomla, etc… Estas plataformas permiten a los diseñadores web trabajar sobre código consolidado, usar plugins, widgets… es decir que los desarrolladores web se ahorrarán muchas (muchísimas) horas de programación. Algo así era impensable hace apenas 10 años, cuando muchos sitios web se desarrollaban desde cero.
Sobre estas plataformas se pone un vestido, que en lenguaje técnico se define como una plantilla (theme). Dependiendo del presupuesto que tengas, será más o menos personalizada.
Para que entiendas: una plantilla de pago comprada en uno de los muchos marketplace de diseño web que se encuentran por internet, cuesta 50€ aproximadamente. Una plantilla de este tipo tiene el inconveniente que te la encontrarás en otros miles de sitios web de todo el mundo.
Si no quieres ser uno del montón, tendrás que optar por una plantilla personalizada, que puede costar miles de euros. Todo dependerá del nivel de tiquismiquis que eres.

 

Si hablamos de plantillas personalizadas, también merece la pena pedir presupuesto a algún “maquetador web WordPress“, es decir un freelance especializado en diseñar plantillas originales para WordPress.

 

Catálogo web
Hoy en día, añadir un catálogo al sitio web no es un gran coste si utilizamos plataformas de código abierto. Por ejemplo, la misma plataforma WordPress ofrece catálogos completos gracias a plugins de comercio electrónico. Quizás el más famoso sea Woocommerce.
Lo que más cuesta en la realización de un catálogo web son los contenidos. ¿Los tienes ya preparados? Se necesitan buenas fotos, descripciones, características… Si tu empresa cuenta ya con una base de datos de productos será posible realizar alguna integración con el sitio web, de lo contrario tendrás que tener en cuenta el coste de añadir los productos uno a uno.

 

Desarrollo del sitio web a parte, deberás también tener en consideración el mantenimiento del mismo y un presupuesto para el marketing: SEO, SEM, redes sociales… hay diferentes estrategías, pero esto lo trataremos en otro artículo.